LO ÚLTIMO

Separaron a tres profesores tras una denuncia por abuso sexual en una escuela

El hecho habría ocurrido en el patio del establecimiento educativo y se responsabiliza de la agresión a compañeros del alumno. A los docentes se les reprochó no haber ejercido su responsabilidad de cuidado sobre los estudiantes.
El Consejo General de Educación (CGE) dispuso la separación de tres profesores de taller de la Escuela de Educación Técnica Nº 1 Juan Domingo Perón, de San José de Feliciano, en medio de la investigación abierta a raíz de la denuncia por abuso que planteó un estudiante. El hecho habría ocurrido en el patio del establecimiento educativo y se responsabiliza de la agresión a compañeros del alumno.
A los docentes se les reprochó no haber ejercido su responsabilidad de cuidado sobre los estudiantes y por eso fueron reubicados en distintos establecimientos, sin estar frente a alumno, y de momento sin ninguna actividad.
Durante una reunión que se desarrolló el 31 de julio en la Escuela Técnica Nº 1, el rector Silvio Ruiz detalló los hechos que habrían ocurrido el 24 de julio, aproximadamente a las 15, cuando “hubo un supuesto caso de abuso sexual en la institución escolar y se vieron involucrados alumnos de segundo año, los que debían estar en clases de taller, ya que todos los profesores estaban presentes ese día, pero no en el espacio que corresponde a su respectivo taller”.
En esa convocatoria, la supervisora de nivel secundario Carolina Cherullo puso el acento en el hecho de que “es responsabilidad de los profesores en su horario de clases todo lo que sucede con los alumnos, ellos están bajo su cuidado, en caso de que los alumnos necesiten salir para ir al baño, se sugiere que vayan acompañados, no se les debe prohibir el permiso ya que existen situaciones que nosotros podemos detectar que realmente se requiere salir del aula, por lo que se dará aviso al preceptor para que controle a los mismos”.
El acta que rubricaron las autoridades escolares señala: “Los profesores manifiestan que, dada la cantidad de estudiantes, muchas veces se escapan de los talleres C y A en Madera y Metales, que algunas veces tienen que poner candado a la puerta para que no salgan sin autorización”.
“Se debe tener en claro que debemos posicionarnos en el lugar que nos corresponde -dijo la supervisora-, cumplir nuestro rol como profesionales de la educación, marcar límites y mantener un orden para lograr tener un mayor control sobre el grupo de estudiantes”.
El 22 de agosto, Marisa Leites, directora de Escuelas de Feliciano, dictó la disposición Nº 73 que detalla que “obran actas firmadas por los integrantes del Establecimiento educativo e intervención del Equipo Supervisor en las que se relata la existencia de presunto caso de abuso sexual en la institución escolar”.
Y que la Dirección de Asuntos Jurídicos del Consejo General de Educación (CGE) “aconseja en forma urgente proceder a la separación del cargo a los docentes involucrados y que dejaron ante su proceder errático por incumplimiento de los horarios correspondientes que sucedieran los hechos que dieron lugar al supuesto abuso sexual”.
Así, la directora departamental de Escuelas de Feliciano decidió reubicar “provisoriamente” a los tres profesores de taller sindicados de un actuar “errático” en el cuidado de los alumnos “en el turno y horario que fije el Director Departamental de Escuelas”, que no es director sino directora y que termina firmando, justamente, Marisa Leites, directora departamental de Escuelas de Feliciano.
El descargo de uno de los docentes
Al ejercer su descargo, uno de los docentes planteó que a esa reunión del 31 de julio se los citó a reunión en la escuela sin darles demasiada información: que hubo un supuesto caso de abuso sexual y que en el hecho estaban involucrados alumnos de los tres talleres de segundo año. “No se nos dio ninguna otra explicación, no se nos dijo quiénes eran los alumnos involucrados, ni tampoco el lugar donde habrían ocurrido estos hechos, ni quién era la supuesta víctima”, dice el descargo.
También planteó que la resolución de separación del cargo se adoptó sin darle derecho a ejercer su defensa y sin permitirle “conocer concretamente qué es lo que incumplí, ni alguna forma de dar explicación”.
La orden desde el CGE a la Dirección Departamental de Escuelas de Feliciano la firmó el abogado Marcelo Correa Ocampo, “el cual sin fundamentos ni razones, en cuatro renglones, sin previa investigación de los hechos- hasta donde tiene conocimientos esta parte- aconseja la separación del cargo del suscrito, acusándome de un `proceder errático por incumplimiento de horarios correspondientes`”.
Los tres docentes afectados por la medida acudieron por la misma vía y con similares argumentos. “Que conforme a mi horario las tareas se desarrollan frente al curso de 13:15 horas a 17:30 horas, con dos cortes que corresponden a los recreos, el primero de 14:35 a 14:40 y el segundo 16:00 a 16:10, que respecto del primer recreo, el que es próximo a los hechos denunciados, el suscrito no se retira del aula taller debido a que solo son 5 minutos, durante los cuales, él aprovechó para desenchufar máquinas, acomodar el taller y elementos de trabajo que los estudiantes pudieren dejar olvidados o descuidados en su afán por salir al recreo, etc”, dice uno de esos descargos, según publica el portal Entre Ríos Ahora.
Además, niega el cargo de que los tres docentes fueron a una sala de profesores y que dejaron a los alumnos librados a su suerte en razón de que “la institución no cuenta con sala de profesores donde podamos recurrir durante los cortes o cambios de hora”. En ese marco, aseveró, “no resulta cierto y que también resulta improbable que el suscrito no haya cumplido con sus horarios y que por eso haya acontecido el supuesto abuso, es decir, el día de los hechos denunciados el suscrito se encontraba dentro del taller, siendo además responsabilidad de la preceptoría el cuidado y vigilancia de las instalaciones durante los recreos y los cambios de horas”.
Los tres docentes afectados iniciarán acciones legales contra el Consejo de Educación.
Al final de su descargo, el docente planteó que “el taller donde el suscrito da sus clases” es un espacio “muy amplio y de alto riesgo, es decir requiere la presencia continua y atenta del profesor, ya que se trabaja con herramientas y máquinas de máximo riesgo, de no estar supervisando, pueden provocarse accidentes o daños de gran magnitud en los alumnos, y por ello el suscrito no debe ausentarse de su espacio-taller garantizando solamente así es resguardo físico de los educandos”.
Pero además, “en el horario que se indica como hora aproximada en que ocurrieron los hechos, se encontraban presentes las autoridades de la escuela y el preceptor, docentes que tienen responsabilidades específicas y acordes al rol que desempeñan”.