Serán reincorporados tres trabajadores despedidos en el INTI Entre Ríos

A partir del lunes retornarán a sus trabajos tres de los seis despedidos en Entre Ríos durante el gobierno macrista. “Para nosotros es un gran triunfo porque fueron dos años difíciles de muchas luchas”, dijo la delegada en ATE en INTI Entre Ríos, Virginia Uchitel. El golpe dado al organismo, con más de 300 despedidos en el país y retiros voluntarios, dejó truncas muchas líneas de trabajo que ahora “hay que reconstruir”, explicó la dirigente.
Los despidos en Entre Ríos desde que asumió el gobierno de Cambiemos sumaron seis, tres de ellos habían sido desafectados en esa tanda masiva que alcanzó a unos 260 trabajadores en el país en enero de 2018. La medida afectó tanto a la sede central ubicada en Concepción del Uruguay, como a sus unidades de extensión que eran tres: Concordia, Paraná y Gualeguaychú. “Una de las personas estaba a cargo de la unidad de extensión Gualeguaychú, con lo que después de su despido se cierra y deja de tener presencia física en un lugar con un importante parque industrial”, explicó Uchitel.
Entre los despedidos se encontraban también trabajadores “muy vinculados a lo que era asistencia técnica a las industrias, y por lo tanto las líneas que ellos venían realizando quedaron truncas”, reconoció.
La situación se profundizó luego con la apertura de los retiros voluntarios que, ante la incertidumbre y el cierre de algunas líneas de trabajo, muchos decidieron tomarlo. De este modo, “el área apícola, por ejemplo, desaparece”, contó Uchitel y estimó que “más del 20% de la planta de nuestro Centro de Entre Ríos se reduce”.
Durante esta semana, los trabajadores que decidieron retornar al organismo firmaron sus reincorporaciones para iniciar el lunes sus actividades. No son todos, “algunos han iniciado otro camino y hay gente que quedó muy golpeada y no le es sencillo volver”, admitió la gremialista. Son alrededor de 140 los reincorporados en el país, y en Entre Ríos, tres en esta tanda.
Uchitel entiende que a partir de ahora hay que empezar a “reconstruir las líneas de trabajo, y también el clima y la confianza entre nosotros, porque el golpe fue muy fuerte”.
“No pasó tanto en Entre Ríos, pero en Buenos Aires fue muy golpeada la parte que trabajaba con Economía Social. Los despidos fueron dirigidos a persecución gremial, ideológica y persecución en líneas de trabajo que tenían que ver directamente con lo social”, repasó.
También hubo desfinanciamiento y falta de inversiones en equipamiento e insumos. Pero paralelamente “hubo contrataciones muy extrañas, hay denuncias, donde se ha pagado mucho dinero por asesoramiento a organismos externos, se han hecho contrataciones a empresas que no han sido del todo transparente y se hizo una reestructuración con muchos cargos gerenciales. Una de las características, que creo que no ha sido solamente en el INTI, fue aumentar la planta en cargos gerenciales y disminuir la de los trabajadores de perfil técnico”, agregó.
Tras dos años de lucha, el lunes para el INTI será un “día de festejo”, destacó Uchitel, al recordar que “era un pedido unánime de todos los trabajadores que quedamos porque, primero, había que reparar esta gran injusticia que fueron estos despidos y después tenemos que seguir reconstruyendo”.