Ante los anuncios oficiales, los estatales entrerrianos solicitaron un aumento anticipado a Bordet

ATE formuló el pedido ante el Ministerio de Economía y UPCN hizo lo propio ante el gobernador. Afirman que el anuncio de Macri "es electoralista".
El paquete de medidas que anunció el presidente de la Nación, Mauricio Macri, para paliar la situación de agobio económico que sufren los trabajadores y el conjunto de la sociedad argentina tuvo su primera repercusión en la provincia de Entre Ríos.
Los primeros que recogieron el guante fueron los principales gremios, que en principio expresaron un rotundo rechazo a este programa por considerarlo “electoralista” y que no hará variar la realidad de la clase obrera.
Aunque después del mensaje de Macri, la Asociación de Trabajadores del Estado, la Unión del Personal Civil de la Nación y la Confederación General de Trabajo (CGT) reclamaron al gobierno provincial un aumento anticipado para atenuar los graves efectos de la devaluación del lunes. Uno de los secretarios generales de la Confederación General del Trabajo (CGT), Regional Paraná, Oscar Barbieri, entendió que las medidas incluidas en el plan oficial “no son suficientes para recuperar el poder adquisitivo del salario, que ya venía en retroceso desde hace tres años a la fecha. Y se ha agravado por esta nueva devaluación, que es la cuarta en la gestión de Macri”.
Más allá del impacto que tendrá la depreciación de la moneda, el sindicalista destacó “el gesto del Presidente de la Nación”, y prosiguió con su diagnóstico: “Hay que tomarlo como que está tomando un poco de oxígeno electoral, pero que no son las medidas profundas que tendrían que venir de la mano de un cambio de rumbo económico. No creo que a esta altura de gestión, que va a finalizar el 10 de diciembre, Macri tome esta decisión”.
En este contexto, Barbieri defendió la institucionalidad del Gobierno, “para lo cual fue electo por la mayoría necesaria de la población a través del voto, para que se hiciera cargo de las decisiones políticas y de la administración del Estado nacional desde el 10 de diciembre de 2015. Parece que nunca lo asumió, porque siempre repartió las culpas, o al gobierno anterior o al que iba a venir”.
En su análisis el titular del gremio de Dragado y Balizamiento dijo que “hay una pérdida de confianza y un descontento de la población, y lo ha manifestado en las urnas”. Hay una desconfianza en general sobre el Presidente, que hoy por hoy toma su máximo relieve en virtud de lo que ocurrió en las PASO.
Consultado por la aparición del candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández, hablando de su conversación con Macri, respondió: “Me pareció un gesto de amplitud. En este marco fue bueno el llamado del Presidente. Lo que los argentinos necesitamos es que no haya riesgo por el cambio de un gobierno por otro”.
Estatales piden un aumento
La conducción de los gremios estatales en la provincia brindaron su postura en relación al programa económico que, entre otras cosas, incluye a los trabajadores privados y públicos. El titular de ATE, Oscar Muntes, lamentó que no se haya incluido a los jubilados. “No están contemplados, y son la clase más castigada”, cuestionó en declaraciones a UNO. En otro orden el dirigente además reflexionó sobre la verdadera intención de este anuncio: “Es una medida claramente electoralista. Hay que salir de esta locura. Esto se trata de un maquillaje y los sectores de la renta financiera van a seguir ganando. Son 90 días de congelamiento para los combustibles, y después de ese lapso vamos a volver a la normalidad. Esto no es un plan de gobierno, no es un plan económico estratégico para sacar el país de la miseria”.
A raíz de los coletazos de la economía, ATE le solicitó ayer al Ministerio de Economía entrerriano que se contemple la posibilidad de otorgar un aumento anticipado a los agentes estatales. “No hubo una contestación”, aclaró el gremialista. En la misma línea se pronunció UPCN, a través de su secretaria gremial, Carina Domínguez. La petición se realizó a través de una nota enviada al gobernador de la provincia. “Vemos razonable este pedido y quedamos a disposición para la discusión de las alternativas que puedan surgir para llevar respuestas a los trabajadores”, se planteó en el escrito.
Se argumentó que el pedido responde a los graves efectos generados por la suba del dólar, la devaluación y suba de precios.