El proyecto de cupo laboral trans será tratado el martes en el Concejo de Nogoyá

La iniciativa promueve la incorporación de un 3% de personas del colectivo a la planta permanente del municipio. Paraná, la primera en lograr el cupo.
Luego de haberse aprobado la ordenanza de cupo laboral para personas travestis y trans en la ciudad de Paraná, ayer la presidenta del Concejo Deliberante de Nogoyá, Sandra Facello, le dio ingreso a la comisión de Legislación, Interpretación y Educación, al proyecto de ordenanza de cupo laboral para ese colectivo en esa localidad. La iniciativa que se presentó en el recinto el viernes cuenta con el acompañamiento de un grupo de activistas, entre ellas de quien fuera candidata a diputada provincial del MST-Nueva Izquierda, Keili González. En el resto de la provincia la comunidad trans sigue insistiendo para que se apruebe el proyecto presentado en Victoria.
En qué consiste
El proyecto de cupo laboral trans busca establecer un puente entre el Estado y la sociedad civil, contemplando la incorporación de un 3% de travestis y trans a la planta de personal permanente de la Municipalidad de Nogoyá.
En otro de sus puntos promueve la creación de un registro único de aspirantes, “para que las compañeras puedan insertarse en el sistema educativo, para que no haya discriminación y para que la herramienta de la institución no signifique una barrera casi imposible de voltear”
La activista, que en la actualidad trabaja en el municipio de Nogoyá, destacó que la iniciativa deja de lado la precarización porque evita la posibilidad de acordar un vínculo laboral bajo la figura del contra de servicio. “Casi todos los municipios lo tienen como algo naturalizado”, rescató González.
A diferencia de la ordenanza de cupo laboral de Paraná, la propuesta que va a comenzar a ser debatida en Nogoyá se aboca únicamente a la situación laboral y no tiene la mirada de carácter más integral que contempla el que se aprobó en la capital provincial.
González explicó que tiene ese espíritu “porque es una realidad más factible de ejecutar a corto plazo, de acuerdo a la emergencia del sector. Si no, creíamos que se podía correr un enorme riesgo de que no saliera ningún proyecto”.
Además consideró que respecto del resto del articulado se puede ir perfeccionando “a largo y mediano plazo”, pero que es necesario atender la emergencia de un colectivo que según estadísticas no oficiales “siguen sostenidas en la prostitución como único generador de recursos. Por eso era importante comenzar a pensarse estratégicamente en la emergencia para poder llevar un poco de solución a sus vidas”
La comunidad trans y travesti de Nogoyá valoró el gesto del cuerpo deliberativo, que a partir de ahora deberá abordar en comisión el proyecto y si fuera necesario plantear modificaciones a su contenido. Este reconocimiento implica “que el Estado asume que hay un problema que tiene que abordar. Eso para nosotras es un abrazo simbólico, más que nosotras entendemos que es una obligación de los concejales tener que debatir sobre este tema. Este proyecto tiene un visto bueno por el acompañamiento del intendente, Rafael Cavagna, que ha manifestado que le interesa trabajar sobre la temática”.
En cuanto a los pasos que siguen, el reglamento estipula que tendría que aprobarse después de un plazo de 90 días: “La intención de los concejales está en trabajarlo, que haya un dictamen favorable. Van a convocar a comisiones, eso significa de alguna manera que van a trabajar para que haya un dictamen favorable y que se apruebe. Porque tampoco se puede mirar para otro lado, entendiendo que mientras gran parte de la sociedad duerme tranquila, hay una comunidad que la está pasando muy mal: el 95% de la comunidad trava-trans en Entre Ríos ejerce la prostitución. En eso hay una enorme responsabilidad del Estado. No puede ser que las travas estemos para decorar las rutas”.
Expectativas
Es probable que el martes en la reunión de la Comisión de Legislación se comience a abordar el proyecto en cuestión. Así lo confirmó a UNO la concejala de Juntos por el Cambio, Marisa Vargas, aunque deslizó que no se tiene certezas sobre la suerte que tendrá en el recinto. “Hay que estudiarlo, está recién ingresado para que se trabaje en comisión”, aseguró.
La edila reconoció que el viernes mantuvieron un encuentro con la comunidad trava-trans, pero sostuvo que su avance dependerá de las sucesivas reuniones con el resto de los concejales. “Seguramente se va a tratar en comisión. Recién ingresó ayer y no lo hemos visto en profundidad, se tiene que tratar, como todos los proyectos obviamente. No sé qué hacer, si el proyecto es factible o no”, acotó.
Vargas recordó que junto al colectivo compartieron una charla para conocer el espíritu de la iniciativa. En ese marco se refirió la lucha que viene sosteniendo por lograr la igualdad de derechos en la Provincia de Keili González. “Sabemos de su lucha, pero es un tema de debate, es un tema de estudio, el proyecto pasó a la comisión de legislación y el martes se irán a tratar los temas que ingresaron hoy –por ayer–”, ilustró.
Por su parte la presidenta del Concejo Deliberante nogoyaense, Sandra Facello, se explayó sobre la misma situación, aunque se limitó a decir que “es un tema del cual se deben evaluar varias cosas. Tendrán que reunirse los concejales para evaluar la fundamentación y observar qué es lo que piden en los considerandos”.
“Keili es una referente en la Provincia, trabaja en la Municipalidad, ella se supo ganar el lugar no por cupo, sino que rindió y se ganó su lugar. Todas las solicitudes serán tratadas de igual manera, creo que serán los concejales los que tengan que hacer las consideraciones y tratar de tener en cuenta las demandas”, manifestó la jefa política del Concejo.
A nivel provincial, en mayo se obtuvo media sanción en la Cámara de Diputados para el proyecto de ley que promueve derechos laborales para el colectivo de travestis y trans. Con la aprobación de la ordenanza en el Concejo Deliberante de la capital provincial, desde el movimiento de las disidencias esperan que dicho proyecto de ley –de autoría de la diputada Emilce Pross– avance en su tratamiento en el Senado.