Torturas y homofobia en Santo Tomé: hay seis policías detenidos

Son 16 los efectivos investigados tras la denuncia de los jóvenes, que aseguraron haber sufrido torturas y vejaciones en una comisaría.
Al menos seis policías fueron detenidos en las últimas horas en el marco de la investigación por la agresión a una pareja gay en Santo Tomé, Santa Fe. En total son 16 los efectivos involucrados por la denuncia del ataque homofóbico. Alexis Do Santos y Nahuel Taborda denunciaron que el lunes por la madrugada fueron golpeados en su casa y en la sede de la comisaría 12.

Por su parte, el jefe de la Unidad Regional Uno, Ricardo Motta, dijo que la detención de los jóvenes fue por conducción peligrosa y resistencia a la autoridad, y que dos efectivos resultaron lesionados. Además, negó que haya existido una agresión homofóbica y que será la Justicia la que deberá determinar si hubo apremios ilegales.
La denuncia
Dos jóvenes de Santo Tomé denunciaron que fueron golpeados y torturados por la policía de la provincia en la madrugada del lunes pasado. Según comentaron, los agentes los persiguieron con la excusa de que se trasladaban en un auto con vidrios polarizados con “apariencia sospechosa”.
En una entrevista con el diario Página 12, Alexis y Nahuel dijeron que luego de la persecución los oficiales ingresaron a la casa de uno de ellos, los golpearon, incluso hasta la hermana de uno de los dueños de casa, y luego los llevaron a los tres a la comisaría 12 de la vecina ciudad.
Una vez allí, la agresión policial se volvió más violenta y homofóbica, cuando los policías se enteraron que los chicos eran pareja. Alexis do Santos y Nahuel Taborda fueron retenidos hasta la tarde del lunes y les abrieron una causa por presunto desacato a la autoridad, bajo el argumento de que se negaron a ser revisados en la madrugada, cuando llegaban a la vivienda.
Los jóvenes radicaron una denuncia en la Dirección Provincial de Asuntos Internos de Santa Fe, dependiente del Ministerio de Seguridad, que se hará cargo de la investigación en conjunto con la unidad fiscal especializada en Delitos Complejos y Violencia Institucional; y por el por el caso hay al menos 16 policías imputados.
“Cuando se enteraron de que éramos gays, a mí me manosearon la cola, de paso que me pegaban. A mi pareja, que se tiraba encima mío para defenderme de los golpes, porque yo tengo discapacidad del 75 por ciento por otro episodio de violencia policial que no me animé a denunciar en su momento, le retorcieron los genitales. Nos golpearon arriba de la mesa. Un banco que había lo rompieron con nuestros cuerpos. A mi hermana la tenían esposada en un pasillo, y no podían tenerla ahí porque eran todos policías masculinos”, señaló Do Santos al diario porteño.
“Nos amenazaron de muerde si decíamos algo, pero denunciamos por el abuso que hicieron contra nosotros. Si ves cómo estoy dañado, entendés que esto no es para dejarlo pasar. Soy jubilado por discapacidad y por todo esto perdí un turno que tenía desde hacía un año con la ART, mi pareja puede perder el trabajo en el mayorista de repuesto para autos porque hace tres días que no va a trabajar. Esperamos que se haga justicia, que esto no quede así. Creo que soy una llave de esa puerta que se está abriendo para que se destape todo”, agregó el joven.
Al respecto, el subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual de Santa Fe, Esteban Paulón, indicó que “la actuación de los agentes es injustificable, está reñida con lo que debe ser una fuerza policial de la democracia. En su descargo, dos de los agentes dicen que los jóvenes los agredieron con una linga, una cadena de moto, y que por eso reaccionaron. Ni siquiera eso, si hubiera sucedido, lo justifica. Hay un hecho de violencia institucional, de abuso de fuerza policial claro”, publicó Notife.