Rosario del Tala / Detuvieron a una mujer por el robo a la joyería de Basavilbaso

Es la moradora de la vivienda de Rosario del Tala donde en la mañana de este viernes se secuestraron numerosos elementos que podrían estar vinculados al robo. Este sábado hubo novedades en relación a la causa por el robo de la relojería, joyería y regalería "Casa Antonio" de la ciudad del Riel. En horas del mediodía día, la Dra. María Occhi, Fiscal de la misma, solicitó mediante un exhorto -a través de los Juzgados de Garantías de Concepción del Uruguay y Tala- mediante el cual se dispuso la inmediata detención y puesta a disposición de la fiscalía actuante, de una mujer de 44 años, domiciliada en Rosario del Tala. Concretada la detención la mujer fue traslada por personal de Comisaria Basavilbaso hasta Comisaría del Menor y Mujer de Concepción del Uruguay, dónde quedó alojada.

Fiscal discriminadora, con otra denuncia por un campo

Se trata de una fiscal auxiliar que pretende titularizar el cargo de jueza de Garantías en Federación. En su perfil de Facebook escribió repudiables expresiones discriminatorias e hizo referencias a su pertenencia partidaria. Como si eso fuera poco, está sospechada de haber participado de una maniobra en la que se declaró insana a una productora para interrumpir la donación de un campo de su familia.
Eugenia Ester Molina se debe presentar a una audiencia en el Senado para que se le preste acuerdo al cargo que desempeña en la actualidad en Federal. El de fiscal auxiliar. Esa figura no está atada a concurso en el Consejo de la Magistratura, porque la reforma al Código Procesal Penal, que la creó, fue posterior a la reforma del organismo evaluador. Hasta ahora a nadie se la ha ocurrido ordenar ese desaguisado. El vocal del Superior Tribunal de Justicia (STJ), Emilio Castrillón, fue el único que pataleó y consiguió que por le menos, los fiscales auxiliares tengan acuerdo.
En las últimas semanas la doctora acumuló denuncias de las que deberá defenderse. Todas muy graves.
Una de ellas fue ante el Inadi y la realizó el diputado provincial Alejandro Bahler por encontrar en el perfil de Facebook de la magistrada manifestaciones claramente discriminatorias y referencias a una pertenencia política partidaria. Pero no quedó ahí, la senadora del departamento de Federal, Nancy Molina, puso en conocimiento al Superior Tribunal de Justicia (STJ) de toda esa información, que luego fue enviada al procurador General, Jorge García, de quien depende Molina en la actualidad.
“Hay una gran diferencia entre lo que es una persona de color y un negro de mierda”; “Hijo de Don Piketero y Doña Planera, nieto de Peronia y alumno de Baradel. En una palabra, está frito el pibe”; “La Korrupción y falta de respeto por la república está llegando muy lejos!!”, son algunas de las frases que posteó Molina en la red social.
La jueza laboral de Paraná, Viviana Murawnik, fue denunciada por el STJ ante el Jurado de Enjuiciamiento por manifestarse, también en su perfil de Facebook, a favor de un partido político.
Pero la fiscal Molina no tiene sólo esas denuncias, sino que acumuló una nueva. Habría quedado en el medio de una maniobra judicial en la que se desalojó a una mujer, Paulina Sosa, de un campo que había heredado por parte de la tía de la fiscal, Olga Molina, que la crió.
Resulta que la familia de la magistrada logró torcer esa donación luego de una denuncia por insanía de la criada. Se sospecha que estuvo la mano negra de la fiscal. Esto motivó una presentación del dirigente de la Federación Agraria, Alfredo Bel, ante la Comisión de Asuntos Constitucionales del Senado dando cuenta de los sucesos. La misma fue puesta en conocimiento un día después de lo que indica el reglamento de la Cámara alta. Por lo tanto- se adelantó a Página Judicial – si bien no formará parte del dictamen, los senadores pedirán las explicaciones a la postulante. También podrán declarar que el pliego “no alcanzó convicción”, como se hizo en otras oportunidades y sin ninguna prueba.
Molina, el lunes 18 de septiembre, tuvo su entrevista personal en el Consejo de la Magistratura por el cargo del Juzgado de Garantías de Federación, concurso en el que quedó primera. Allí nadie se percató de las andanzas de la doctora. Quizás una revisadita por las redes sociales pudo haber motivado una pregunta embarazosa para la concursante.
También un paseo por Google pudo haber advertido el problema del desalojo del campo, que fue el año pasado.
Fuente: Pagina Judicial